Cargando...
12-06-17 Novedades

Uso medicinal del cannabis

A fines del mes de marzo próximo pasado el Senado convirtió en ley el proyecto de uso medicinal....

A fines del mes de marzo próximo pasado el Senado convirtió en ley el proyecto de uso medicinal del cannabis. El proyecto aprobado establece un marco regulatorio para la investigación médica y científica del uso medicinal del cannabis y crea un programa nacional de investigación de su uso.


El proyecto establece que el Estado impulsará la producción pública de cannabis y su industrialización para uso medicinal, terapéutico y de investigación. Permite al ANMAT la importación de aceite de cannabis cuya provisión será gratuita para quienes estén incorporados al programa a través de un registro nacional.


Por último esta Ley 27350 posibilita que el Estado promueva la investigación científica y clínica del uso de cannabis en diferentes enfermedades como epilepsia refractaria, esclerosis múltiple, cuidados paliativos, etc.

En nuestra época la marihuana es una de las sustancias más controvertidas. Hay abundantes escritos acerca de los riesgos y beneficios del cannabis, con muy diversas opiniones.


Hay un sinnúmero de factores que convergen en las opiniones acerca del cannabis, factores que se relacionan con prejuicios, política, posturas científicas y de los medios de comunicación. Están los que demonizan la marihuana, los que la plantean como inicio al consumo de otras sustancias como la cocaína. Están los que no solo plantean las bondades de la marihuana sino que también recomiendan su cultivo propio para evitar caer en los riesgos del mercado negro y por lo tanto del narcotráfico.


La mayor concentración de cannabinoides se encuentra en los brotes florecientes de la planta femenina o cogollos y en las hojas, mientras que las concentraciones son bajas en el tallo, raíces y semillas, Los componentes del cannabis fueron utilizados en el Asia antigua e incluso en civilizaciones anteriores.


Aparecen en los primeros libros de farmacopea del emperador Sheng Nung. Su enfoque estaba centrado en sus poderes como medicamento para el reumatismo, la gota, la malaria. Se hacía mención de las propiedades intoxicantes, pero el valor medicinal se consideraba más importante. Tanto los hindúes como los musulmanes la usaron en forma recreativa sustituyendo al alcohol prohibido por el Corán. En el año 700 D.C se tiene ya constancia del uso del cannabis con fines sexuales que incluirían el famoso sexo tántrico, muy popular en la actualidad.


A principios del siglo XVI los españoles la trajeron a América. La marihuana entró en la farmacopea de los Estados Unidos desde 1850 hasta 1942 y se prescribía para varias condiciones incluyendo dolores de parto, náusea y reumatismo. La Ley de Control de Sustancias de 1970 clasificó la marihuana junto con la heroína y el LSD como una droga de Nivel I, o sea, que tiene relativamente el más alto potencial de abuso y ningún uso médico aceptado. A partir de los años 90 del siglo pasado se incrementa en general el consumo de cannabis para fines recreativos y a principios del 2000 se reinician estudios acerca de su uso medicinal.


En cuanto a nuestro país, uno de los escollos principales en la investigación del cannabis ha sido fundamentalmente legal, con la paradoja de que ha tenido más obstáculos que las investigaciones realizadas con drogas con efectos secundarios en muchos casos tóxicos y neurodegenerativos. La política legal y sanitaria con respecto al cannabis osciló entre la prohibición y la indefinición.


Vale la pena mostrar la campaña antitabaco y la actitud con respecto al alcohol. La política antitabaco tuvo en cuenta al usuario para que de acuerdo a una información debidamente comprobada pudiese estar en condiciones de decidir. Lo opuesto es la política con respecto al alcohol y a las drogas energizantes que son las sustancias de mayor consumo en el país y que su venta como su consumo se han naturalizado.


El aceite de cannabis, cannabidiol, ha sido utilizado en epilepsia refractaria, esclerosis múltiple, cuidados paliativos. Es importante tener en cuenta que existen grupos de riesgo para el consumo de marihuana como son las mujeres embarazadas, las mujeres en el periodo de lactancia, los adolescentes dado que su cerebro está en pleno proceso de poda y mielinización y las personas mayores.


Esta ley posibilita salir de un debate en general maniqueo acerca del cannabis, para abrir paso a la investigación científica, básica y clínica la cual facilitará conocer mejor sus propiedades farmacológicas y por lo tanto su uso medicinal.


Fuente: Dr. Horacio Vommaro - Director de Psiquiatria INEBA

Compartir:

Ineba

INEBA 2017 - Todos los derechos reservados