Cargando...
16-09-13 Prevención

Vacunas

Conozca la agenda de vacunación en los adultos

Los calendarios de vacunación infantil y escolar están ampliamente difundidos.

Sin embargo, la agenda de vacunación de los adultos es bastante menos conocida. Por lo general, la población responde a campañas puntuales como la anti-rubeola que se realizó en Buenos Aires durante 2008 o frente a la obligatoriedad de la vacuna contra la fiebre amarilla por ejemplo, que rige para algunas zonas con probabilidades altas de contraer esa enfermedad.


LO IMPORTANTE DE LAS VACUNAS EN ADULTOS

Los adultos pueden evitar enfermedades con vacunas específicas. Las que indica el calendario oficial de vacunación son:


  • Doble bacteriana: Antitetánica/Antidiftérica: se aplica un esquema de vacunación en 3 dosis. Se debe repetir cada 10 años.
  • Antigripal: se aplica 1 dosis anual en otoño. Excepto que el médico de cabecera la contraindique, es ideal para toda la población, especialmente trabajadores de la salud y personas mayores de 65 años o con enfermedades crónicas.
  • Antineumocóccica: protege contra el 82% de los microorganismos que causan neumonía y meningitis por neumococo en la Argentina. Está indicada a mayores de 65 años o portadores de enfermedades crónicas, asplenia (falta de bazo), trasplantados, infectados por VIH, alcohólicos.
  • Triple o Doble Viral: Sarampión/Paperas/Rubéola o Sarampión/Rubéola: se indica a adultos no vacunados en la infancia o en contacto con enfermos. Es obligatoria en mujeres nacidas después de 1966, excepto que hayan cursado estas enfermedades, o en adultos que hayan recibido por lo menos 2 dosis de la triple, o 1 dosis de la triple y 1 de la doble.

Otras vacunas que deben aplicarse bajo prescripción médica y con indicaciones específicas:


  • Antihepatitis B: indicada a adolescentes, trabajadores de la salud, adictos a drogas endovenosas, hemodializados, quienes tengan relaciones sexuales no estables, VIH positivos, viajeros a zonas de riesgo, convivientes o personas con contacto sexual con portadores del virus o infección aguda, quienes reciben transfusiones, quienes viven o trabajan en cárceles o en instituciones para discapacitados mentales o drogadictos.
  • Antihepatitis A: se combina con la anterior. Indicada en adultos que viajan a zonas endémicas, personal de laboratorio que manipula el virus, personal de fuerzas armadas, de la salud, en control de brotes epidémicos, de la alimentación, de jardines maternales, de sistemas cloacales, personas institucionalizadas, VIH positivos, hemofílicos, drogadictos.
  • Otras: Antivaricela, Antimeningocóccica, contra Fiebre Amarilla y Fiebre hemorrágica argentina.

LOS NO

Algunas personas creen que es mejor padecer ciertas enfermedades en lugar de vacunarse, o que pueden sufrir la enfermedad o sus efectos colaterales si se aplican la vacuna. Otros aseguran que algunas enfermedades sólo se padecen durante la infancia.

Se trata de creencias trasmitidas por generaciones, fruto del desconocimiento, cuya consecuencia es que contribuyen a perpetuar muchas enfermedades infectocontagiosas evitables y las complicaciones que éstas traen aparejadas. En todos los casos, lo mejor es vacunarse para estar inmunizado preventivamente.

CURIOSIDADES

El término vacuna deriva del latín vacca (vaca). Fue utilizado por primera vez por el inglés Edward Jenner, luego de largos estudios sobre la viruela de las vacas. En mayo de 1796 extrajo el virus de una mujer ordeñadora contaminada y lo inoculó en el brazo de un niño de 8 años, quien desarrolló levemente la enfermedad entre el 7º y el 9º día y luego desapareció sin complicación. En julio de ese año, Jenner inoculó al niño con la viruela humana y comprobó que éste no contrajo la enfermedad.

Compartir:

Ineba

INEBA 2017 - Todos los derechos reservados