Cargando...
16-09-13 Prevención

Sedentarismo

Cuando la cantidad y calidad de la actividad física no alcanza

La actividad física es fundamental para mantener la salud y para prevenir numerosas enfermedades. Más allá de la mera ausencia de síntomas, un estado de salud es aquel que nos permite disfrutar de la vida y enfrentarnos a los desafíos cotidianos. Cuando la cantidad y calidad de la actividad física que desarrollamos cotidianamente no alcanza el mínimo necesario para mantener un estado saludable, hablamos de sedentarismo.

LO IMPORTANTE DEL SEDENTARISMO

Llevar una vida físicamente activa produce numerosos beneficios físicos y psicológicos para la salud:


  • Disminuye el riesgo de mortalidad por enfermedades cardiovasculares.
  • Mejora el control de la hipertensión arterial
  • Mejora el perfil de los lípidos en sangre (reduce los triglicéridos y aumenta el colesterol HDL).
  • Mejora el control de la Diabetes.
  • Mejora el control del peso corporal.
  • Ayuda a mantener y mejorar la fuerza y la resistencia muscular, aumenta la capacidad funcional para realizar actividades físicas habituales en la vida diaria.
  • Contribuye a mantener la estructura y función de las articulaciones.
  • Ayuda a conciliar y mejorar la calidad del sueño.
  • Mejora la imagen personal.
  • Ayuda a liberar tensiones y mejora el manejo del estrés.
  • Ayuda a combatir y mejorar los síntomas de ansiedad y depresión, y aumenta el entusiasmo y el optimismo.
  • En adultos mayores disminuye el riesgo de caídas, ayuda a retrasar o prevenir enfermedades crónicas y aquellas asociadas con el envejecimiento, mejora su calidad de vida y su capacidad para vivir de forma independiente.

INCORPORE EL EJERCICIO DURANTE SU DÍA

Aun sin concurrir a un gimnasio es posible desarrollar actividad física. Algunas opciones son: subir y bajar escaleras, ir caminando al trabajo, realizar tareas de limpieza y jardinería a un ritmo vivaz, bailar.


Comience despacio. Si actualmente no practica actividad corporal inicie con un período de 10 minutos de ejercicio ligero o una caminata a paso acelerado cada día y gradualmente aumente la dificultad del ejercicio y la duración del mismo.


Un tipo más específico de actividad es el ejercicio cardiovascular o aeróbico, que aumenta la frecuencia cardíaca a un nivel donde aún es posible hablar pero comienza una leve sudación. Un mínimo de 20 minutos de ejercicio cardiovascular 3 ó 4 días por semana es suficiente para mantener un buen estado físico.


El mejor ejercicio es aquel que usted pueda hacer. Caminar se considera una de las mejores opciones pues es fácil, segura y económica. Hacerlo a paso acelerado puede quemar tantas calorías como al correr y tiene menos probabilidad de causar lesiones que corriendo o trotando. Además, no requiere de ningún entrenamiento o equipo especial, excepto de un buen calzado. Su médico le recomendará qué tipo de ejercitación es la más adecuada para su necesidad y estado de salud.

LOS NO

Para a comenzar y continuar con éxito un programa de ejercicio físico:


  • Escoja algo que disfrute hacer.
  • Evite actividades que le disgustan o le resultan un esfuerzo.
  • Consiga un compañero. No haga ejercicio solo, si eso lo desmotiva.
  • Varíe su rutina.
  • Evite la saturación y el aburrimiento.
  • Escoja un momento que sea cómodo. No entrene después de comer, ni cuando haga mucho calor o mucho frío.
  • No se desanime. Puede llevar semanas o meses notar cambios por el ejercicio.

Compartir:

Ineba

INEBA 2017 - Todos los derechos reservados