Cargando...
31-05-18 Novedades

31 de Mayo - DIA MUNDIAL SIN TABACO

El 25% de las personas que intenta dejar de fumar recae en menos de 24 horas

La adicción al tabaco constituye la principal causa de muerte prevenible a nivel mundial. En el país mueren más de 100 personas pordía como consecuencia de su consumo. Si bien uno de cada tres fumadores se propone dejar el mal hábito, solo un 12% supera los tres meses sin volver a probarlo.


Buenos Aires, mayo de 2018. El consumo de tabaco no es un estilo de vida, sino una de las adicciones más poderosas. Provoca efectos placenteros, se emplea como refuerzo de la conducta, da lugar a patrones de uso repetitivo, conduce al desarrollo de tolerancia (necesidad de mayor dosis con el tiempo) y se consume a pesar de los perjuicios que conlleva.


El tabaquismo genera así una triple dependencia:

· Dependencia física: al fumar, la nicotina pasa de inmediato al torrente sanguíneo y en unos pocos minutos llega al cerebro. Es allí donde estimula los receptores cerebrales, que se adaptan y se usan a niveles de esta sustancia e incluso a los cambios que se producen entre el día y la noche. La disminución de la cantidad que hay en la sangre hace que se estimulen los receptores que reclaman la necesidad de fumar.


· Dependencia psicológica: el fumador hace frente a situaciones de tristeza, angustia o estrés como así también a otras que le generan placer o relax. De esta manera, se asocia al cigarrillo a un "amigo" o "compañero" para buenos y malos momentos.


· Dependencia social: el fumar es una conducta aprendida e incorporada en la rutina diaria que lleva a una relación mecánica del acto de fumar con ciertas situaciones como la sobremesa, el consumo de café o alcohol, al manejar, en charlas con amigos, etc.


“Al conocer lo compleja que es esta adicción y a pesar de contar con mucha información sobre los peligros derivados de su consumo, quien fuma no encuentra una salida fácil para abandonar el vicio. El éxito en el abandono está en relación directa con la motivación que se tenga para dejarlo. Por ello, antes de iniciar un proceso de abandono el fumador debe buscar todo tipo de motivación para dejar de serlo. Sin duda el motivo relacionado a la salud es el más importante. “Dejar de fumar es la decisión más saludable que un fumador puede tomar a lo largo de su vida”, explica el Dr. Hernán Provera, médico cardiólogo y Jefe del Departamento de Riesgo Cardiovascular de INEBA.


En el proceso de dejar de fumar la verdadera dificultad no radica en abandonar el cigarrillo sino en mantenerse alejado.


De acuerdo con gran cantidad de estudios publicados hasta la fecha, fumar duplica el riesgo de padecer muerte súbita. Además, se considera un factor de riesgo para seis de las ocho causas principales de muerte en el mundo.


"Se estima que una de cada tres personas logra dejar fumar. Entre los que lo intentan, un 25% no alcanza las 24 horas sin volver a probar un cigarrillo, el 40% resiste entre dos y siete días y solo un 12% supera los tres meses sin hacerlo",cuenta Provera, que se encuentra a cargo del Programa de Cesación tabáquica del instituto.


El humo del tabaco tiene más de 4.500 sustancias tóxicas. Las más conocidas y peligrosas son el monóxido de carbono, la nicotina y los alquitranes.


Según las normas internacionales, por cada 10 cigarrillos que se fuman por día, el riesgo de muerte por enfermedad cardíaca aumenta un 18% en hombres y un 31% en mujeres.


En Argentina, alrededor de un 25% de la población adulta es fumadora y alcanza el 30% de prevalencia en el grupo etario de 25 a 34 años de edad. A raíz del cigarrillo fallecen por año unos 40 mil fumadores activos, es decir, unas 110 personas por día.


El nivel mundial de la cifra aumenta a casi 6 millones de muertes, de las cuales un 10% corresponde a fumadores pasivos. De continuar esta tendencia, para el 2030 la cantidad de muertes ascenderá a más de 8 millones de personas al año.


"Las personas fumadoras tienen un 50% de probabilidades de morir como consecuencia del consumo del tabaco. En promedio, viven entre 8 y 10 años menos que la población no tabaquista. El humo ajeno puede causar graves trastornos cardiovasculares y respiratorios en adultos, mientras que en lactantes puede ocasionar muerte súbita y en las mujeres embarazadas, afectar el peso de los niños al nacer ", mencionaProvera.


Los beneficios de abandonar el consumo de tabaco comienzan a experimentarse apenas se deja de fumar y continúan el resto de la vida. Entre ellos podemos destacar que:

- incrementa la expectativa y la calidad de vida,

- mejora el rendimiento físico,

- reduce en forma importante el riesgo de padecer enfermedades graves,

- se recuperan los sentidos del olfato y el gusto,

- aumenta su capacidad respiratoria durante el ejercicio.


“Es cuestión de decidirse y buscar ayuda. Nunca es demasiado tarde para abandonarlo. Las posibilidades de dejar de fumar se multiplican por 10 cuando se recibe la ayuda de un profesional.La forma más eficazde no tener ganas de fumar es no fumando”, concluye el especialista.


Ayuda para dejar de fumar

INEBA lleva adelante un Programa de Cesación Tabáquica especialmente diseñado para todas aquellas personas que deseen dejar de fumar y quieran incorporarse al tratamiento. El mismo es personalizado, abordando las diferentes etapas de la cesación y el seguimiento posterior.

El mismo comienza con entrevista médica que tiene por objetivo evaluar al paciente y su grado de adicción a la nicotina. Luego se determina el nivel motivacional para ingresar al programa y se adecua la medicación de manera personalizada.


Para más información, ingresar a www.ineba.net o comunicarse telefónicamente al 4867-7715.


Fuente: INEBA

Compartir:

Ineba

INEBA 2018 - Todos los derechos reservados